Movilizacion misionera , EL DESCONOCIMIENTO DE LAS MULTITUDES

Movilizacion misionera , EL DESCONOCIMIENTO DE LAS  MULTITUDES

                                                                   “. . .   LA   MIES   ES   MUCHA   . . .”

                                                                                                             Jesús.

 

                                                                    “Y al ver las multitudes, tuvo compasión

                                                                    de ellas . . .”

                                                                                                            Jesús.

 

           “Tener el conocimiento de Cristo nos impone

                                                                     el deber ineludible de compartir ese co-

                                                                    nocimiento con todos los hombres sin demo-

                                                                    ra. Retenerlo es un crimen de infinita mag-

                                                                    nitud contra esa gran porción de la raza hu-

                                                                    mana que todavía está en la obscuridad”                                                                                                                                            

                                                                                                         J.  O.  Sanders.

 

                                                                    “La ignorancia es clásica enemiga del cono-

                                                                    cimiento, porque lo que no se sabe,   no

                                                                    existe”

                                                                                                             Clarín   27/11/88.

 

 

   Jesús, como el misionero    1,  vino a este mundo a “buscar y a salvar lo que se había perdido” y para cumplir con esa misión, entre otras muchas cosas que hizo, debió enfrentarse con las multitudes necesitadas.  Después de haber vivido sus primeros treinta años de preparación, después de bautizarse y recibir la unción del Espíritu Santo, habiendo vencido a su fiero  enemigo y tentador en el desierto, decididamente comenzó a predicar el evangelio e invitar a sus contemporáneos a entrar “en el reino de Dios”.

 Mateo relata que recorría toda la provincia de Galilea y estaba en contacto con “mucha gente” que provenía de Decápolis, de Jerusalén, de Judea y del otro lado del Jordán. El Sermón del Monte – Mateo 5 – 7    fue pronunciado “viendo la multitud”,  y en una de las citas que encabeza este capítulo, lo encontramos nuevamente con “la visión” de la multitud de seres humanos que lo rodeaban.

 

                                           J E S Ú S     Y    L A S    M U L T I T U D E S.

 

   ¿Qué sentía Jesús al contemplar las multitudes de su tiempo? Él podía apreciar sus profundas necesidades, y la compasión brotaba de su corazón. No se equivocaba al considerar las condiciones materiales y espirituales en que se encontraban. Las veía  “desamparadas y dispersas (“cansadas y abatidas” – traduce otra versión) como ovejas que no tienen pastor”. En otras palabras, a punto de ser devoradas por los lobos de la maldad y el error. Esta descripción parece un eco de lo que Dios expresa en Proverbios 24. 11 donde dice  “libra a los que son llevados a la muerte . . . salva a los que están en peligro de muerte”.  Detrás de esta expresión se ha imaginado que estos que son llevados a la muerte podrían ser comparados con los animales que en un matadero van en fila por un estrecho pasillo al final del cual los espera un afilado cuchillo, y en un instante más, la muerte . . .  ¡Mueren  “sin sospechar” que iban a morir!  A semejanza de esos animales que ignoran por completo el destino que les espera hay multitudes de hombres y mujeres hoy que se dirigen lentamente a la eternidad totalmente inconscientes de que les espera la muerte y perdición eterna. ¿Podría ser este cuadro más dramático, más triste y más doloroso?

 

Autor: Andres Robert

 

Sumate a la obra misionera – Click Aquí

 

Becas para candidatos a misioneros – Click Aqui     

 

Libros de Andres Robert – Click Aqui

 

Taller conciencia misionera – Click Aqui

 

Implementar Plan de Crecimiento y Misiones en su iglesia – Click Aqui

Leave a Comment