Informe Centro Misionero – Enero 2015

Les compartimos el informe del Centro Misionero Enero 2015 – Click Aquí 

o copiar y pegar este link en su navegador

http://centromisionero.net/archivos/informe-centro-misionero-enero-2015.pdf 

Motivos de Oracion 

–      Por el grupo de candidatos 2015.
–      El equipo de trabajo en la isla y la finalización de la construcción del nuevo complejo para el 28 de febrero.
–      Por los tramites de la lancha y el RENURE.
–      Por una camioneta Traffic.
–      Por 10 nuevos candidatos para el año 2015
–      1 heladera, 1 frezzer, 1 grupo electrógeno, 1 lavarropas.
–      Por 50 socios (iglesias o cristianos) para el sostén financiero y crecimiento del CFM.

Dios es fiel.

Gracias por tu apoyo !!

Atte

Tito Robert

Equipo Centro Misionero

Centro de Formacion Misionero
España 102 – Tigre – Buenos Aires – Argentina
Teléfono: +54-011-4652 1515 – (Lunes a jueves de 10 a 17 Hs)
Movil / Whatsapp: 15 5936 9297
Email: contacto@centromisionero.net
Email alternativo: centromisionerotigre@gmail.com
Skype: titorobert2008
Página web: www.centromisionero.net

Grandes cosas ha hecho Dios

Grandes cosas ha hecho Dios, estaremos alegres !

Ultimo dia del 2014 para agradecer a Dios todo lo que El hizo en este año y ver como su accionar nos impulsa hacia un 2015 desafiante.

Nos emocionamos con la llegada de 9 nuevos candidatos de 6 paises de latinoamerica alcanzando la cifra de 11 estudiantes en el programa residencial.

DSCN1839

Disfrutamos de la provision de Dios en lo material, espiritual y emocional tanto el equipo como para los candidatos, inversores, intercesores , profesores y mentores. Dios no solo envio el sustento para el dia a dia, para el equipo, para nuevos emprendimientos sino tambien para proyectarnos hacia un lugar propio en la isla con la oracion, ayuda, apoyo y ofrendas de mas de 30 cristianos comprometidos de toda latinoamerica.

Presentamos nuevas opciones de involucramiento para los que quieren ayudarnos a agrandar el puente por el cual los candidatos llegaran a los campos mas necesitados tanto en el proyecto isla como en la campaña de socios.

Accionamos hacia el desafio de contar con un lugar propio para recibir a 50 candidatos y Dios nos ha acompañado, cuidado y provisto para ver este sueño hecho realidad en 2015.

Lo hicimos entre todos… Los objetivos logrados son el producto de la mano de Dios obrando sobre los intercesores, inversores, profesores, candidatos, mentores, equipo CFM y combinando a todas estas personas en una unidad de proposito que es capacitar y enviar misioneros para que los perdidos puedan saber del evangelio. Este puente es una realidad gracias al cada aporte realizado por cada cristiano que de diferentes formas se ha involucrado en este proyecto.

Una experiencia diferente.  

Colocar un objetivo imposible delante nuestro es la unica forma de experimentar que “para Dios nada es imposible”, por eso cuando decidimos como equipo ir a la isla a construir un lugar propio para 50 candidatos ingresamos en una experiencia unica e irrepetible de vivenciar lo que es “pagar el precio por un sueño”, “dar nuestro mayor esfuerzo”, “arriesgar lo que tenemos”, “dejar el lugar seguro y de comodidad”, “depender dia a dia de Dios”, “vivir por fe”, “dar todo”, “quemar nuestras naves”, “ver a Dios llamando gente para apoyar” y confiar, confiar , confiar.

El musculo de la fe nunca mas sera igual, El nos ha llevado a otro escalon y ha cumpliado su palabra de forjarnos para objetivos mas relevantes que seguramente debemos alcanzar si los perdidos van a ser alcanzados.

Señales del crecimiento constante

El equipo se agranda con la gente que Dios llama para servir en el CFM, los candidatos siguen llegando, el lugar propio esta en construccion y ampliado para recibir a mas candidatos, Cada mes nuevos socios se suman a apoyar el proyecto y agrandar este puente, el programa se optimiza cada año para entregar lo  mejor a los que vienen a capacitarse, cada dia vemos puertas abiertas para el fortalecimiento del proyecto y para concretar la capacitacion y envio de mas candidatos al campo misionero.

Nuevos desafios, la misma actitud

Tenemos el desafio de sumar mas misioneros de campo que puedan capacitar a los candidatos.

Necesitamos traducir nuestro sitio al ingles y portugues ya que desde el 2105 estamos en condiciones de brindar capacitacion en español, ingles y portugues.

Vamos a ampliar el predio para realizar campamentos para jovenes con inquietud misionera.

Estamos realizando acuerdos para brindar capacitaciones a obreros, pastores y candidatos en distintas areas ministeriales.

Oramos por personas que tengan un llamado a sumarse al equipo como profesores, mentores, encargados de obra practica, mantenimiento, cocina, microemprendedores, promotores, administrativos, generadores de contenidos, desarrolladores de cursos online y muchas areas mas en las cuales el CFM puede proyectarse en los proximos años.

Desde el primer dia no teniamos los recursos humanos ni materiales para este proyecto pero “dia a dia” Dios los envio sin faltar.

Por eso seguiremos soñando, trabajando, y marchando hacia adelante hasta que todos escuchen el evangelio y cada etnia haya sido alcanzada.

En este ultimo dia del 2014 nos queda la realidad de que “Grandes cosas ha hecho Dios, (por eso) estaremos alegres”.

Gracias a todos los que han hecho posible que hoy haya en Buenos Aires un Centro Misionero con capacitacion residencial para que los jovenes de latinoamerica puedan capacitarse y salir al campo.

Los perdidos esperan…

no podemos hacer menos que dar todo y lo mejor de nosotros.

Tito Robert

Director

Equipo Centro Misionero.

Programas de capacitacion  – Click Aqui

Becas para candidatos 2015 – Click Aqui

Sumarte como Socio  – Click Aqui

Apoyar el proyecto isla  – Click Aqui

 

 

 

¡LA COSECHA DE LOS ÚLTIMOS DIAS ESPERA!

Hay algo único y especial acerca de los servidores que levantarán la última gran cosecha. En primer lugar, no tendrán miedo de “arar en el frío”.

“El perezoso no ara a causa del invierno; pedirá, pues, en la siega, y no hallará” (Proverbios 20:4).

Jesús dijo que el campo es el mundo, es decir, las naciones, los pueblos y las razas. Cuando llegué a Nueva York en 1958, la iglesia, la sociedad y el gobierno, todos ellos dijeron que los drogadictos no tenían cura, especialmente los adictos a la heroína. De hecho dijeron: “¡Hace demasiado frío para arar! Ellos no quieren a Dios, no pueden ser alcanzados”. Pero Dios me dijo: “¡Ve a arar! Esa es una mina de diamantes, voy a levantar una gran cosecha allí”. Y así lo ha hecho.

Los servidores a lo largo de la frontera sur de Norteamérica están frotándose las manos, al ver que millones de ilegales ingresan. Nueva York y California están siendo inundados de extranjeros ilegales de todas partes del globo. Dios ha levantado iglesias para alcanzarlos para Cristo, porque estos nuevos obreros cristianos recién convertidos los han visto como una oportunidad para arar. Dios ha traído el campo de misiones hacia ellos y ahora ministros de jóvenes, que antes eran extranjeros ilegales, están volviendo a sus países de origen para evangelizar como misioneros.

¡Sí! Olas de frío de apostasía están barriendo la tierra. Los Judíos son fríos, tanto como los musulmanes. Muchos parecen ser tan duros que no tienen esperanza. Pero el Señor dice: “¡No seas perezoso, ve y ara!” ¡Ningún grupo de personas, ni ningún individuo, debiese ser considerado demasiado frío, demasiado duro o demasiado perdido! ¡Ve y siembra! ¡Ara y cosecharás! En el día de Su poder el Espíritu traerá convicción de pecado a todos.

Antes de establecer la Iglesia Times Square, se nos dijo que Nueva York era demasiado duro, demasiado malvado, que no había esperanza, que nadie saldría un domingo por la noche para ir a la iglesia. Había demasiado escepticismo, demasiado crimen y la gente no saldría de sus casas para llegar a Times Square en la noche, cualquiera de las noches. Se suponía que iba a ser demasiado frío para arar. Pero esta iglesia repleta demuestra lo equivocados que estaban.

Por  David Wilkerson

Día Mundial de Oración de Wycliffe 2014

WDP logo

El Día Mundial de Oración de Wycliffe es una celebración global en la que expresamos…

Acción de gracias, al recordar quién es Dios y cómo Él ha realizado lo que parecía imposible… vez tras vez.

Gozo, al reconocer cómo Dios sigue abriendo puertas y corazones para cumplir Su misión.

Dependencia, al reconocer que todo lo que tenemos y lo que somos es por causa de Dios.

Dios es soberano y todopoderoso; sin embargo nos ha invitado a participar con Él en Su misión. La oración es una faceta esencial de esa participación, y nos mantiene arraigados en nuestra relación con Dios.Existe una larga tradición de orar juntos en favor de la traducción de la Biblia por parte del personal de Wycliffe y de los colegas de las organizaciones participantes y las iglesias. . Cada día en todo el mundo las personas oran por los movimientos de traducción de la Biblia, por el impacto que tiene la Palabra de Dios en las personas y en las comunidades, y por las comunidades lingüísticas que aún no cuentan con Su Palabra. Pero un día al año, el 11 de noviembre, hacemos un esfuerzo especial para orar juntos, uniendo nuestros corazones y pensamientos a lo largo de nuestros diversos contextos y lugares.

¿Por qué el día 11 de noviembre?

El 11 de noviembre de 1933 los fundadores de Wycliffe, Cameron Townsend y L.L. Legters, cruzaron la frontera desde EE.UU. para entrar a México porque Dios había respondido la oración. Fue un paso muy importante para el avance de la traducción de la Biblia; además marcó el comienzo de lo que con el tiempo se convirtió en Wycliffe y su organización aliada más cercana, SIL.

El camino recorrido:

  • Mientras Townsend vivía con los cachiqueles de Guatemala y aprendía de ellos, su visión por la traducción de la Biblia seguía creciendo. La traducción del Nuevo Testamento cachiquel culminó en 1931.
  • Mientras trabajaba en el plan de alfabetización cachiquel, Townsend conoció al Dr. Moisés Sáenz, un destacado educador mejicano a quien Townsend le compartió su filosofía educativa y su visión de comunidades lingüísticas transformadas por Dios a través de Su Palabra en su idioma. También le expresó su deseo de ver a las personas aprender a leer en su lengua, enseñándose unos a otros y valorando su lengua y su herencia, con la confianza de “valerse por sí mismos “. Sáenz quedó impresionado por la visión de Townsend y escribió una carta en la que lo invitaba a empezar a trabajar en México.
  • En 1933, mientras se recuperaba de tuberculosis, Townsend recibió la visita de su entusiasta colega L.L. Legters, quien recientemente había viajado a México y quien  señaló: “Hay por lo menos cincuenta tribus indígenas sin Biblia, y algunas son muy numerosas.”
  • En agosto de 1933 los participantes de la Conferencia Bíblica Keswick en Nueva Yérsey oraron por los indígenas de México, ya que a los nuevos misioneros extranjeros no se les permitía la entrada al país, y los que ya trabajan allí eran severamente restringidos. Después de orar, el grupo pensó que Legters y Townsend debían viajar a México y obtener un permiso para trabajar en la traducción de la Biblia entre los indígenas.
  • Así fue que Townsend y Legters viajaron a México. En la frontera, los guardias les negaron la entrada. Townsend y Legters oraron juntos. Entonces Townsend se acordó de la carta de Sáenz y se la dio a los guardias. Reconociendo que el autor de la carta era un reconocido y respetado educador mexicano, llamaron a la Ciudad de México para recibir instrucciones.
  • Legters y Townsend oraron, cantaron y oraron nuevamente a la espera de una respuesta la que finalmente llegó: Sí, podían ingresar a México*.

El día 11 de noviembre —Día Mundial de Oración de Wycliffe— es un buen día para recordar cómo Dios ha confirmado las oraciones de su pueblo y un buen día para exaltar juntos al Señor, mientras continuamos en oración.

*La labor de traducción continúa en muchas de las comunidades lingüísticas de México hoy en día. Gran parte del trabajo está bajo la dirección de UNTI, una organización de Wycliffe, conformada por hablantes nativos de lenguas indígenas.

Día Mundial de Oración de Wycliffe 2014

Vengan en alabanza.

No nos precipitemos a orar con la mente llena de pedidos, sino entremos lentamente a orar, con un corazón que busque relacionarse. No vengamos a orar con una lista, sino vengamos con alabanzas. Alabemos a Dios por lo que Él es, así como por lo que ha hecho y lo que hará.

Vengan dispuestos a escuchar.

¿Qué es lo más necesario? Antes de hacer conocidos nuestros pedidos a Dios, escuchemos. Busquemos que conocerlo mejor. ¿Cuál es la voluntad de Dios? Solo sabremos su voluntad si lo escuchamos a Él, si le prestamos atención. El ministerio de Wycliffe Bible Translators se fundamentó en la oración, y siempre debe basarse en la oración.

Vengan con ansias de obedecer.

Hay un gozo y una satisfacción muy grandes en la obediencia. El saber que estamos en Su voluntad, que estamos participando en Su misión, nos recuerda que nuestra confianza y nuestra seguridad están en Él, y no en nosotros mismos o en nuestros planes. ¡Podemos obedecer con gozo, sabiendo que Dios está al control!

Únanse.

Imaginemos el gozo de Dios al escuchar nuestras alabanzas
… en tantos idiomas diferentes, pero de manera unánime… 
… provenientes de muchos lugares, pero con un solo corazón… 
… en muchos contextos diferentes, pero con un único propósito… 
Oren para que Dios sea glorificado. Esta es la manera en que participamos de Su misión.

Mientras nos preparamos para el Día Mundial de Oración de este año, pueden resultarle a usted beneficiosos estos recursos que le proponemos. Puede planificar tener un devocional en su reunión grupal. Se trata solo de una “iniciador de ideas “. Que estas reflexiones le resulten a usted útiles al desarrollar el tema: “El carácter urgente de la obediencia”, acorde a su contexto.

El carácter urgente de la obediencia

Juan 14:15-23

Descubrí que hacer la voluntad de Dios no me deja tiempo para disputar acerca de sus planes.

George MacDonald

Ten cuidado con razonar la Palabra de Dios;  obedécela.

Oswald Chambers

Si me aman, obedecerán mis mandamientos.

El Señor Jesucristo

En nuestra relación con Dios, amarlo y obedecerlo es prácticamente lo mismo. Dios no es un déspota celestial que exige obediencia a sus súbditos humanos. Por el contrario, Él es el Creador infinito y todopoderoso que persigue una relación de amor con nosotros. La intimidad con Dios, sin embargo, no excluye Su deseo de que seamos conformados a Su voluntad. Él se deleita también en nuestra obediencia.

Motivaciones para la obediencia

El miedo al castigo a veces nos motiva a obedecer. Por ejemplo:

  • Un muchachito se ve obligado a decir “lo siento” por su mal comportamiento; de lo contrario su querido iPad le será quitado.
  • Los hijos que acceden al deseo de sus padres sobre la elección de su cónyuge por miedo a ser desheredados o excluidos de la herencia familiar.
  • Familias que obedecen las órdenes del sacerdote tribal para evitar la ira de los espíritus.
  • Los conductores reducen la velocidad y se mantienen dentro de los límites cuando ven un automóvil de la policía delante de ellos.

Nuestro Dios bueno y santo espera que le obedezcamos, pero no quiere que lo hagamos por miedo a Él o por miedo de lo que Él pueda hacernos. Él quiere que nuestra obediencia sea motivada por el amor. El Señor Jesucristo enseñó esto claramente en Juan 14:

  • Si ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos (v. 15).
  • ¿Quién es el que me ama? El que hace suyos mis mandamientos y los obedece. (v. 21a).
  • El que me ama, obedecerá mi palabra (v. 23a).

Por supuesto que nuestro máximo ejemplo de obediencia es el mismo Jesús, quien “por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios” (Hebreos 12:2). Además del amor por el Padre, la obediencia de Jesús fue motivada por el gozo esperado de que Su obediencia le trajera a Él mismo, al Padre, y también a nosotros.

Las bendiciones de la obediencia

Lucas escribió acerca de una mujer quien obviamente impresionada por las enseñanzas de Jesús exclamó: “¡Bendita la madre que te dio a luz y te amamantó!” La respuesta de Jesús fue aleccionadora: “Dichosos más bien quienes oyen la palabra de Dios y la obedecen”.(Lucas 11:27-28). Así como esta mujer, nosotros tendemos a exaltar a las personas por sus grandes logros. Por el contrario, Jesús exalta a los obedientes. Él los llama “dichosos”.

Algunas de las bendiciones que resultan de la obediencia amorosa a Dios:

1.   Intimidad con Dios

  • “Y al que me ama, mi Padre lo amará, y yo también lo amaré y me manifestaré a él.” (Juan 14:21b).
  • “Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando.” (Juan 15:14)

2.   Demostración del poder de Dios

  • “Le contestó Jesús: —El que me ama, obedecerá mi palabra, y mi Padre lo amará, y haremos nuestra vivienda en él”(Juan 14:23).
  • Cuando somos obedientes a Dios, él se siente “como en casa” en nuestras vidas. Y cuando se siente como en casa, se complace en obrar su perfecta voluntad, en nosotros y a través de nosotros. La demostración del enorme poder de Dios se despliega ante nosotros.

3.   Oraciones respondidas

  • “Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran, y se les concederá” (Juan 15:7).

Un sentido de urgencia

Unos días antes de morir en la cruz, Jesús oró al Padre: “Yo te he glorificado en la tierra, y he llevado a cabo la obra que me encomendaste” (Juan 17:4). Jesús sabía que su tiempo en la tierra era limitado. Solo contaba con tres años para llevar a cabo su ministerio público. En este breve período Él pudo completar la tarea que recibió del Padre.

Aquí vemos más ejemplos de aquellos que mostraron urgencia por obedecer los mandamientos de Dios. Figuran por ser  obedientes a Dios de manera consistente y sin demora. Como resultado, Dios pudo llevar a cabo Su plan a través de ellos.

  • Abraham – Génesis 12:1-5; 22:1-3
  • José – Mateo 1:18-24; 2:13-14, 19-21
  • La iglesia de Antioquía – Hechos 13:1-3

Nuestra obediencia a menudo adopta la forma de hacer. Tenemos proyectos, programas y tantos planes; todo se hace en nombre de obedecer y servir a Dios. Sin embargo, la obediencia es tanto una cuestión de ser como de hacer. ¿Qué es lo que Dios quiere realmente de nosotros? Tenemos que tomarnos tiempo para escuchar, aprender y seguir convirtiéndonos en las personas que Dios quiere que seamos. Entonces lo que hagamos fluirá naturalmente a través del obrar de Dios en nosotros y a través de nosotros.

Al reflexionar sobre aquellas personas de la Biblia que escucharon y obedecieron, observamos cómo Dios muchas veces les pidió algo o hizo algo ¡que nunca se nos ocurriría poner en nuestros planes estratégicos! Tenemos que estar siempre abiertos a Su guía, y eso sólo viene a través de una atenta obediencia.

Fuente: Wicliffe

 

Atrévete a Interceder

Al hablar de interceder delante de la presencia de Dios, puedo afirmar que la oración de intercesión no solo significa acercarnos delante del El para pedirle cosas materiales o físicas, sino suplicarle por algo mucho más importante. Pedir por la salvación de las almas que están sin Cristo y sin esperanza. (llámense animistas, budistas, hinduistas, musulmanes o sencillamente, no alcanzados) Es rogar al Señor de la mies que envíe obreros a los campos, a tantas almas que claman por un salvador para sus vidas, y por una esperanza que traiga paz a sus corazones.

Puede ser también que la enfoquemos a los santos que necesiten ayuda espiritual, o por los lideres de la Iglesia, o de un país, etc.. Al hablar de esto me refiero a dirigirla a favor de nuestros misioneros, los que ya están en el campo, así como a favor de nuestros candidatos misioneros y ministerios en proceso de despegue , quienes han tomado ya la decisión de llevar el evangelio a las ETNIAS más escondidas del planeta, donde aún hay gente que nunca ha escuchado hablar de Jesús ni una sola vez.

Definitivamente, esta es la oración donde usted tiene la gran oportunidad de colocarse entre una persona y Jesucristo, e interceder por su salvación, ayuda espiritual, física, económica, o de cualquier otra índole.

Pero… ¿qué sucede cuando intercedemos?

1. Nos identificamos con Cristo, nuestro gran modelo, y quien intercede por nosotros. [Rom. 8:26, 34; Heb. 7:25]

2. Entramos en una verdadera guerra espiritual:
a) Luchamos contra las potestades, poderes, gobernadores, y huestes espirituales de maldad en las regiones celestes [Efe. 6:12; 2ª Cor. 10:4]
b) Luchamos contra el hombre fuerte que primeramente se debe atar en el nombre de Jesús. [Mat.12:29; Luc. 11:21,22]

Pero no todo es tan sencillo como parece, es decir, no es solamente limitarnos a doblar nuestras rodillas unos minutos para pedir a Dios por las necesidades de otros, la oración de intercesión es algo difícil de llevar a cabo. Se preguntará ¿por qué?

1. Es la oración que se hace en el Espíritu Santo. [Rom. 8:26,27]

2. Es la oración donde “derramamos nuestra alma y todo lo que tenemos” delante de Dios, humillados, suplicando con el rostro lleno de lagrimas, y un espíritu quebrantado. [como Ana por un hijo 1ª de Samuel 1:10,12-15, 17].

3. Es una oración tan intensa y tan persistente, que usted simbólicamente está luchando con el Ángel del Señor y no lo soltará hasta recibir una respuesta, momento a momento, día tras día.

Quizá por eso no sea tan popular en la iglesia, pero cada creyente tiene el ministerio de la intercesión, por la sencilla razón de que es un sacerdote de Dios. [1ª de Pedro 2:9; Ap. 1:6; Heb. 5:1-10]

Cada sacerdote tiene que interceder por su pueblo, esta intercesión traerá beneficios al que la realiza. Sabemos bien que no lo hacemos por intereses personales o egoístas, pero es verdad que el que intercede por otros, por sí mismo aboga y Dios contestará sus peticiones y necesidades al orar por otros.

Al realizar la oración de intercesión desde la perspectiva que planteamos, ella siempre estará bajo la voluntad de Dios. Y si Dios oye esa oración, entonces la responderá, porque al interceder por la salvación de las almas siempre estamos orando dentro de esa perfecta voluntad, ya que Dios no quiere que nadie se pierda, sino que todos sean salvos a través de Cristo.

Una sencilla fórmula para tener éxito cuando oramos o intercedamos por otros, la encontramos en. 1 Juan 5:14 y15

[Pedir o Interceder conforme a la Voluntad de Dios] es igual a: [Dios nos Oye] que equivale a: [Oración Contestada]

Una reciente investigación realizada por iniciativa de COMIBAM Internacional a través de un equipo de investigación cuyo enfoque fue descubrir las fortalezas y debilidades del movimiento misionero iberoamericano (fase 1) reveló que solo un 33.5% de los misioneros en el campo tienen un grupo de intercesión en sus iglesias de origen, y el 50.5% no lo tienen, pero saben que de alguna manera sus iglesias los apoyan en oración. Personalmente creo que esto es algo en lo que no solo deberíamos meditar, sino hacer algo al respecto.

Esta situación nos muestra la aparente falta de interés de la iglesia para interceder por sus misioneros, esto puede ser debido a diferentes factores. Por ejemplo: la falta de comunicación, que significa un desconocimiento de las necesidades personales de sus misioneros, o de las situaciones difíciles que enfrentan al desarrollar su ministerio entre los no alcanzados, también es importante señalar la poca insistencia de los movimientos evangélicos en la importancia que tiene la intercesión misionera. Tal parece que esto es algo sin importancia y que puede esperar, estamos tan ocupados tratando de satisfacer nuestras propias prioridades que nos olvidamos de que miles de personas mueren a diario sin Cristo y de que nuestros enviados necesitan con urgencia de cobertura en oración para que puedan desarrollar con la ayuda de Dios y a través de su Espíritu Santo un mayor y más efectivo trabajo, para que muchos vengan al conocimiento de la gloria de Cristo. Creo que cada ministerio transcultural funcionaría mejor con un equipo de gente comprometida con Dios para respaldar en oración su trabajo y necesidades.
Verdaderamente lo necesitamos. Esta es la razón principal de nuestros constantes esfuerzos, que lo conozcan a Él, el único Dios verdadero y a Jesucristo a quien ha enviado. [Jn. 17:3]

Es un asunto de vida o muerte, involúcrese, involucre a su congregación, INTERCEDA.

No se olviden de orar. Y siempre que oren a Dios, háganlo dirigidos por el Espíritu Santo. Manténganse en estado de alerta, y no se den por vencidos. Oren siempre, pidiendo por todos los que forman parte del pueblo de Dios. [Efe. 6:18. Biblia para Todos, traducción en Lenguaje Actual]

¡Su oración es vital!

Por Edson Salazar

Movilizacion misionera, LA EXTRAORDINARIA CANTIDAD DE PUEBLOS

LA   EXTRAORDINARIA  CANTIDAD  DE   PUEBLOS

   ¿Cuántos ciudadanos argentinos pueden decir los nombres de  los catorce pueblos indígenas que habitan este suelo?”*  tal fue la pregunta que una investigadora dejó flotando en el preámbulo de un artículo que se publicó en las páginas del diario Clarín hace  algún tiempo. ¿Cuántos argentinos pueden contestar afirmativamente esta pregunta? La escritora demostró en ese escrito que la Argentina occidentalizada y blanca, que en un tiempo mantuvo una relación sumamente violenta con la Argentina indígena, hoy ha cambiado y se ha estancado en una segregación sutil a través del olvido y la negación.

    Según la información que tenemos, todos los grupos indígenas argentinos están siendo asistidos por distintos programas de iglesias y misioneros evangélicos, pero ¿no sería posible aplicar la observación y pregunta citada mas arriba en relación a la ignorancia de los numerosos grupos étnicos dispersos en América y  en los otros continentes? ¿dónde están? ¿cuántos son? ¿cómo viven? ¿ en qué condiciónes?

 

    *  Al pié de la página, en letra más chica, poner los nombres de las 14 etnias principales que hay en

        el suelo argentino.

 

            1.  Tobas                                   6.   Chorotes.                             11.  Chiriguanos.

            2.   Pilagás.                               7.   Guaraníes.                           12.  Dieguitas.

            3.   Mocovíes.                           8.    Chanés.                               13.  Collas.

            4.   Chulupíes.                          9.    Tehuelches.                        14.  Tapietés.

            5.   Wichís.                              10.    Mapuches.                                                  

  

    ¿Qué hizo Pablo y sus compañeros de equipo después que tuvo la visión del varón macedonio y la compartió con sus colaboradores? “Enseguida procuramos partir para Macedonia dando por cierto que Dios nos llamaba para que les anunciásemos el evangelio” (Hechos 16. 9-10). Es casi seguro que nosotros no vamos a recibir una visión como la que recibió el apóstol Pablo, mayormente, porque no la necesitamos, pues actualmente tenemos mapas, planisferios, estadísticas, libros y amplia información sobre el estado y condición de por lo menos 8.000 etnias que esperan escuchar por primera vez, las “buenas noticias”  que nosotros hemos escuchado cincuenta veces, cien veces, algunos durante toda la  vida.

    Jesús sigue diciendo hoy como lo dijo cuando estuvo en la tierra: “Alzad vuestros ojos y mirad – las regiones del mundo –  porque ya están blancas para la siega”. Si levantamos la vista y afinamos nuestro oído vamos a escuchar el llamado de miles de pueblos que con sus apremiantes necesidades materiales y espirituales por medio de uno de sus representantes que bien podemos imaginar nos está rogando como el varón macedonio: “¡Vengan a ayudarnos!”

 

    ¿Dónde están estas etnias, pueblos y tribus necesitadas?

 

    ALGUNOS  MUY  CERCA:

 

            +    En la Argentina, hay centenares de pueblos, en distintas provincias sin                                           

                  una  iglesia evangélica. . .

            +    En  el  Paraguay, pastores comentan  de 500 poblaciones, sin ningún testimonio evangélico . .

            +    En Brasil,  un decreto nacional impide que más de 100 tribus  reciban a los misioneros y que 

                   se   plante entre ellas una iglesia . . .

            +    En las montañas y selvas de Perú, hay tribus que aún no han sido contactadas, por                                       

                   consiguiente ignoran el mensaje de salvación. . .

            +    En Colombia, alrededor de 25 tribus, no tienen todavía una iglesia autóctona

            +    En  República Dominicana, 4000 poblaciones carecen de la más mínima presencia

                   evangélica . . .

            +    En México,  25 de los 129 grupos étnicos que hay en el país, están esperando un misionero…

              

     ALGUNOS   MÁS   LEJOS:

 

            +    Un informe reciente dice que  en España 7000  poblaciones de distintos tamaños   no tienen               

                   ningún  testimonio evangélico. . .

            +    En  Italia hay 30.000 localidades que deben ser evangelizadas. . .

            +    En Portugal,  alrededor de 3.600 poblaciones necesitan de misioneros pioneros.

            +    En  Turquía, hay 50 provincias o condados que  todavía no hay iglesias evangélicas        

                  establecidas . . .

 

 MUCHOS  OTROS,   MÁS    LEJOS   TODAVÍA:

 

            +     En  el norte del África,  numerosos pueblos musulmanes ignoran el evangelio (en                                 

                   Marruecos,  Argelia, Túnez y Libia, está prohibida la actividad  misionera . . .

            +     En el norte de la India, todavía hay 3000 grupos (castas) que deben ser  evangelizados               

                   uno  por uno . . .

            +      En la China, aunque ha habido un gran avivamiento, todavía hay muchas   poblaciones   

                     (pueblos  y ciudades) donde todavía no hay una iglesia evangélica. . .

            +       En Rusia muchos grupos siberianos necesitan todavía un ministerio pionero . . .

            +       En Oceanía, hay todavía grupos muy numerosos e islas no evangelizadas  en Indonesia y

                     Filipinas . . .

 

Autor: Andres Robert                                                                   

Movilizacion misionera , C O M O V E J E S Ú S A L A S M U L T I T U D E S A C T U A L E S

C O M O    V  E    J E S Ú S      A      L A S    M U L T I T U D E S    A C T U A L E S   

 

   El profeta Isaías dice que  “la mano del Señor no se ha acortado para salvar, ni se ha agravado su oído para oír” (Isaías 59. 1). Nos preguntamos: ¿Qué pasará con sus ojos? ¿Se habrán nublado de tal modo que no pueda ver como están las multitudes de nuestro tiempo? Sabemos que “Jesucristo es el mismo, ayer y hoy y por los siglos” (Hebreos 13. 8). Y que Él no ha cambiado ni su carácter ni su compasión (Malaquías 3. 6). El salmista nos asegura que “sus ojos ven y sus párpados examinan a los hijos de los hombres” (Salmo 11. 4). Entonces ¿qué pensará y que sentirá al observar el estado y la condición espiritual en que se encuentran las numerosas comunidades de nuestro tiempo que se debaten en la violencia, la idolatría y la esclavitud del pecado?

    Seguramente que tal como se lo dijo a Pablo cuando lo llamó para que formara  parte de su Reino  y le anticipó el ministerio misionero que quería que cumpliera (Hechos 26. 16-18),  el sigue viendo a los seres humanos “enceguecidos” y engañados por el dios de este siglo. Los ve como incapaces de conocer al Dios verdadero, de reconocer su culpabilidad  y menos aun de ver la necesidad de confiar en Cristo como su Salvador. Sin duda que los ve descendiendo a la eternidad por el “camino ancho” y equivocado, y anhela que “se conviertan de las tinieblas a la luz”.  Las ve esclavizadas por Satanás y desea que sean libertadas por el poder del evangelio. Las ve cargando con el peso de la culpabilidad, y puesto que Él murió por los pecados de todos para que puedan ser perdonados, anhela que se les comunique esa buena noticia. Sí, las ve desheredadas de la vida eterna y quiere compartir con ellas su maravillosa herencia. Él sigue viendo la dura realidad de miles de pueblos, etnias y tribus que suman millones, viven  sin esperanza y  desconocen el remedio y la solución que Dios ha provisto para sus males.

 

    Las desviaciones  y las profundidades del mal a las cuales conduce el pecado son imposibles de medir y aun describir. Los misioneros cuentan de:

 

         +    Muchos budistas que viven con un miedo contínuo a sus ancestros . . .

         +    Millares de hindúes  esclavos del temor a sus dioses ,  procuran aplacar sus 

               sus  enojos con cantos, rituales y sacrificios . . .

      +       Otros rinden adoración a los animales sagrados . . .

      +       En casi todas sus religiones domina y prevalece el temor a la muerte . . .

      +       Oran y claman a dioses de madera y de piedra que no oyen y por lo tanto                                        

               no contestan sus plegarias . . .

      +       Algunos se cortan las carnes y caminan por el fuego para ganar la simpatía  de los                                                                                                      m            malos espíritus, a fin de que no los atormenten . . .

      +       En muchos pueblos, cuando nacen mellizos o gemelos uno de ellos debe morir . . .                                         

      +       En las costas occidentales del África criaturas son dejadas en la playa para  que cuando suba la            la marea, las lleve como ofrenda a los dioses del mar . . .

 

   Es interminable la lista de prácticas basadas en los prejuicios, la ignorancia y las insinuaciones  de los espíritus malignos. ¡La condición moral, espiritual y física de miles de pueblos inalcanzados es indescriptible! El Señor los está observando desde el cielo con la misma compasión y dolor que sentía cuando estaba aquí en la tierra. La pregunta que debemos hacernos es ésta: El cuerpo de Cristo, que es la iglesia ¿siente el mismo dolor y preocupación que siente la Cabeza? ¿Cuántas iglesias conocen la desesperante condición de estas miles de comunidades inalcanzadas y están haciendo algo para llegar hasta ellas con el remedio infalible del evangelio de Cristo? El Salvador desea canalizar su amor y compasión a través de su cuerpo, la iglesia.  ¿Qué siente el lector, como discípulo de Cristo, al pensar y meditar en este cuadro de la humanidad necesitada que suma multitudes?

 

Autor: Andres Robert                                                                   

 

Sumate a la obra misionera – Click Aquí

 

Becas para candidatos a misioneros – Click Aqui     

 

Libros de Andres Robert – Click Aqui

 

Taller conciencia misionera – Click Aqui

 

Implementar Plan de Crecimiento y Misiones en su iglesia – Click Aqui

Movilizacion misionera, L O S D I S C Í P U L O S Y L A S M U L T I T U D E S

L O S    D I S C Í P U L O S   Y   L A S    M U L T I T U D E S

   Pero la actitud de los discípulos de Jesús frente a este desafío, tal como se ve en los evangelios presenta un vivo contraste con la de su Maestro y queda bien reflejada en el siguiente episodio.

   El más grande milagro que Jesús realizó, fue indudablemente aquel en el  cual, usando los cinco panes y dos peces alimentó a 5000 hombres, más las mujeres y los niños que los acompañaban (Mateo 14. 14-21).  Este es el único milagro que está registrado en los cuatro evangelios, dato que destaca la importancia que tenía para Dios, y que debiera tenerla también para nosotros. Muchos misioneros tienen razón cuando usan este relato para ilustrar la evangelización del mundo. Probablemente esa fue una de las razones por la cual se repite cuatro veces, puesto que distribuir el Pan de Vida a las multitudes hambrientas del mundo es la verdadera misión de la Iglesia y la actividad y la meta de todo misionero genuino.

 

    Sin embargo, la narración también deja ver que los discípulos, a esta altura de su ministerio,  tenían opiniones y sentimientos muy distintos sobre lo que se debía hacer con la gran cantidad de gente allí reunida. Se advierte una clara diferencia entre el sentir de Jesús que “tuvo compasión de ellos” y el de los discípulos que intentaron desentenderse de la situación. El relato deja traslucir que ellos sentían que podían intentar un procedimiento diferente. Observemos algunos detalles:

 

          +      “Anochecía”    fuerte tentación para regresar pronto a casa  . . .

          +      “el lugar es desierto”    no hay recursos a mano  . . .

          +      “la hora ya avanzada”    ya hemos cumplido el horario de trabajo . . .

          +      “despide la multitud”    algo así como “Señor tengamos una oración para

                   terminar, y concluyamos la tarea de este día” . . .

          +      “que vayan por las aldeas y compren de comer” – que se arreglen como

                  puedan  . . . (una de las pocas ocasiones en que los discípulos intentaron

                  enseñarle a Jesús lo que tenía que hacer).

 

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            ípulos y estos lo entregaron a cada uno de los presentes. Resultado: ¡Lo que parecía imposible fue hecho posible! La multitud comió, se sació y se fue satisfecha.

    Jesús tenía clara la visión, los discípulos todavía no. El tenía el deseo y la entrega indispensable para alcanzar las multitudes, pero además quería que sus discípulos participaran de ese mismo sentir. La experiencia de ese día parece mostrar que todavía estaban lejos de experimentarlo. Esta tendencia a esquivar las necesidades de otros, ya sea de individuos, familias, pueblos o grupos humanos, no es nueva. Forma parte intrínseca  de la disposición egoísta que todos traemos al mundo por naturaleza, y bajo distintas circunstancias y razones, se expresa de diferentes maneras.

    La costumbre de dejar para mañana, o para el año que viene, o para otras personas, lo que debiera hacerse hoy, es muy humana, pero lamentablemente  – en relación con la evangelización del mundo – ha sido y es sin duda causante de injustificables demoras por la cual muchos que deberían haber oído las buenas noticias de la salvación, han pasado por este mundo sin haberlas escuchado jamás.

 

Autor: Andres Robert    

 

Sumate a la obra misionera – Click Aquí

 

Becas para candidatos a misioneros – Click Aqui     

 

Libros de Andres Robert – Click Aqui

 

Taller conciencia misionera – Click Aqui

 

Implementar Plan de Crecimiento y Misiones en su iglesia – Click Aqui

                                                               

 

Movilizacion misionera , EL DESCONOCIMIENTO DE LAS MULTITUDES

Movilizacion misionera , EL DESCONOCIMIENTO DE LAS  MULTITUDES

                                                                   “. . .   LA   MIES   ES   MUCHA   . . .”

                                                                                                             Jesús.

 

                                                                    “Y al ver las multitudes, tuvo compasión

                                                                    de ellas . . .”

                                                                                                            Jesús.

 

           “Tener el conocimiento de Cristo nos impone

                                                                     el deber ineludible de compartir ese co-

                                                                    nocimiento con todos los hombres sin demo-

                                                                    ra. Retenerlo es un crimen de infinita mag-

                                                                    nitud contra esa gran porción de la raza hu-

                                                                    mana que todavía está en la obscuridad”                                                                                                                                            

                                                                                                         J.  O.  Sanders.

 

                                                                    “La ignorancia es clásica enemiga del cono-

                                                                    cimiento, porque lo que no se sabe,   no

                                                                    existe”

                                                                                                             Clarín   27/11/88.

 

 

   Jesús, como el misionero    1,  vino a este mundo a “buscar y a salvar lo que se había perdido” y para cumplir con esa misión, entre otras muchas cosas que hizo, debió enfrentarse con las multitudes necesitadas.  Después de haber vivido sus primeros treinta años de preparación, después de bautizarse y recibir la unción del Espíritu Santo, habiendo vencido a su fiero  enemigo y tentador en el desierto, decididamente comenzó a predicar el evangelio e invitar a sus contemporáneos a entrar “en el reino de Dios”.

 Mateo relata que recorría toda la provincia de Galilea y estaba en contacto con “mucha gente” que provenía de Decápolis, de Jerusalén, de Judea y del otro lado del Jordán. El Sermón del Monte – Mateo 5 – 7    fue pronunciado “viendo la multitud”,  y en una de las citas que encabeza este capítulo, lo encontramos nuevamente con “la visión” de la multitud de seres humanos que lo rodeaban.

 

                                           J E S Ú S     Y    L A S    M U L T I T U D E S.

 

   ¿Qué sentía Jesús al contemplar las multitudes de su tiempo? Él podía apreciar sus profundas necesidades, y la compasión brotaba de su corazón. No se equivocaba al considerar las condiciones materiales y espirituales en que se encontraban. Las veía  “desamparadas y dispersas (“cansadas y abatidas” – traduce otra versión) como ovejas que no tienen pastor”. En otras palabras, a punto de ser devoradas por los lobos de la maldad y el error. Esta descripción parece un eco de lo que Dios expresa en Proverbios 24. 11 donde dice  “libra a los que son llevados a la muerte . . . salva a los que están en peligro de muerte”.  Detrás de esta expresión se ha imaginado que estos que son llevados a la muerte podrían ser comparados con los animales que en un matadero van en fila por un estrecho pasillo al final del cual los espera un afilado cuchillo, y en un instante más, la muerte . . .  ¡Mueren  “sin sospechar” que iban a morir!  A semejanza de esos animales que ignoran por completo el destino que les espera hay multitudes de hombres y mujeres hoy que se dirigen lentamente a la eternidad totalmente inconscientes de que les espera la muerte y perdición eterna. ¿Podría ser este cuadro más dramático, más triste y más doloroso?

 

Autor: Andres Robert

 

Sumate a la obra misionera – Click Aquí

 

Becas para candidatos a misioneros – Click Aqui     

 

Libros de Andres Robert – Click Aqui

 

Taller conciencia misionera – Click Aqui

 

Implementar Plan de Crecimiento y Misiones en su iglesia – Click Aqui

Movilizacion misionera, LA PROBLEMÁTICA MISIONERA EN LA IGLESIA LOCAL

Movilizacion misionera, LA PROBLEMÁTICA MISIONERA EN LA IGLESIA LOCAL

     La  problemática de Misiones, mínima, básica y fundamental en lo que tiene que ver con la iglesia local,  no es muy compleja ni difícil de entender.  La porción bíblica que sigue a continuación ofrece  un cuadro, una definición y una síntesis  casi perfecta:

 

                         “. . .  Al ver las  MULTITUDES, tuvo compasión

                         de ellas . . .  Entonces dijo a sus discípulos . . .

                         Rogad al Señor de la mies que envíe OBREROS

                          . . .  Llamando a sus doce discípulos les dio auto-

                          ridad . . . A estos doce  ENVIÓ  Jesús . . . El obre-

                          ro es digno de su ALIMENTO (salario – Lucas 10. 7)

                          (Mateo 9. 36 – 10.10).

 

   Lea de nuevo las palabras destacadas en mayúsculas. ¿Cuáles son los elementos que se observan  en este cuadro de la realidad misionera del tiempo de Cristo, y que siguen estando presentes en nuestro día?

 

          +   La existencia de  MULTITUDES,  hambrientas  de amor,  compasión,

                 atención,  ayuda,   e  ignorantes de la  salvación . . .

 

          +  La necesidad de OBREROS  suficientes para suplir las necesidades

                de miles de pueblos y etnias inalcanzadas . . .

 

          +   Alguien  . . .  iglesias, agencias, instituciones,  que bajo la dirección

                divina puedan capacitar y  ENVIAR  a los misioneros a cumplir su

                misión . . .

 

          +   La provisión de los RECURSOS que los obreros enviados necesitan

                para vivir y servir en los campos misioneros  . . .

 

 

   Actualmente, habiéndose concluído los que sin duda han sido los dos siglos en que más se ha intensificado el accionar misionero, este esquema de necesidad permanece intacto y sin modificaciones. Dondequiera que  vamos promocionando misiones, ya sea en iglesias locales, concentraciones, congresos, etc.  estos cuatro rubros aparecen permanentes e inalterables.

 

    Precisamos una nueva aplicación del “colirio celestial” para ver las multitudes tal  como Jesús las ve. Es urgente la convocación de miles de obreros. Es preciso que las iglesias asuman y cumplan la función de formar y enviar hombres y mujeres capacitados a los campos blancos. Es mas que necesario descubrir, señalar y reconocer dónde están los abundantes recursos provistos por Dios, destinados para sostener con dignidad y seriedad a los que  van a completar la evangelización mundial.

 

    Seguramente  hay otros aspectos  que se deben afrontar, pero los que acabamos de citar son el A, B, y C  de la empresa.  Afectan dinámicamente a las iglesias, a cada creyente individual, a  los misioneros, y por sobre todo a los miles de seres humanos que perecerán  si no les damos a conocer la verdad del evangelio que nos ha sido confiada.

 

    Está al alcance de nosotros como pueblo de Dios encarar y modificar estos  cuatro elementos que acabamos de nombrar, y si muchas iglesias lo hacen, un cambio notorio se producirá, y no estaremos haciendo otra cosa que obedeciendo  las órdenes de Aquel que nos dijo:

“Id  . . .  haced discípulos . . .  ENSEÑÁNDOLES QUE GUARDEN TODAS LAS COSAS QUE OS HE MANDADO”.

    En los próximos capítulos nos proponemos pensar juntos sobre estos cuatro temas que consideramos son claves para el cumplimiento de nuestra misión.

Sumate a la obra misionera – Click Aquí

 

Becas para candidatos a misioneros – Click Aqui     

 

Libros de Andres Robert – Click Aqui

 

Taller conciencia misionera – Click Aqui

 

Implementar Plan de Crecimiento y Misiones en su iglesia – Click Aqui