¿ POR QUÉ NO HAY MAS IGLESIAS ENVIADORAS?

Aunque tengamos muchas opiniones diferentes para contestar esta pregunta, creemos que en una cosa estaremos de acuerdo: esta situación no es resultado de la CASUALIDAD. Todo lo contrario, CAUSALIDAD sería más bien la palabra que nos haría pensar en causas importantes que nos han conducido a este estado de cosas no deseado. Algunos siervos de Dios nos dicen lo que ellos creen sobre este punto tan importante:

 “En la primera centuria, misiones llego a ser la madre de la teología. Sin embargo a medida que Europa fue “cristianizada”, y el cristianismo llegó a ser la religión establecida en el Imperio Romano y más allá, la teología perdió la dimensión misionera” – Martín Kahler (23).

 “Los misioneros que fueron a Sur América del Sur realizaron una tremenda labor de evangelización, sin embargo, como alguien observó, no movilizaron en absoluto a la iglesia latinoamericana hacia las misiones” – Frank Dietz (24).

 “La iglesia hoy en día, universalmente hablando, está bastante centrada en sí misma. En muchos países veo que el testimonio de la misma no sale ni siquiera de la puerta del templo. Nuestro mensaje tiene que romper las cuatro paredes en las cuales hemos estado encerrados. Dios quiere que la iglesia invada el mundo” – Thomas Wang (25).

 “ La experiencia y la historia cristiana nos muestran que el egoísmo que sigue predominando en el creyente y en la iglesia local, a pesar de la obra regeneradora de Cristo, hace que la obra local absorba todos los esfuerzos de sus miembros, a menos que se haga un esfuerzo tremendo para vencer esta tendencia. Parece que Jesús reconoció ésto cuando dijo a sus discípulos: Me seréis testigos en Jerusalén (pero no solamente en Jerusalén) también en Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra. Sin embargo a pesar de lo que les dijo, tuvo que enviar una persecución grande para sacarlos de Jerusalén.

 “Una verdad fundamental que la iglesia local en muchas ocasiones pierde de vista, es que verdaderamente prospera cuando es altruísta y generosa en el sostén de la obra que queda mas allá de sus puertas, y de esta manera obedece el mandato de Cristo de “Predicar el evangelio a toda criatura”. La historia nos muestra en un sin número de casos que la iglesia que brilla solamente para sí, y para las localidades donde se encuentra situada, pronto encuentra que su luz se apaga del todo” – Dr. Tomas B. Hawkins (26).

 “La educación teológica ha hecho de la misionología una Cenicienta, cuando misiones fue realmente la fuente de todo estudio teológico” – (27).

 “La visión por la evangelización mundial tiene que ser impartida a los pastores durante su capacitación teológica” – Patrick Johnstone (28).

 Los Seminarios, Institutos y Escuelas Bíblicas de preparación de obreros deben volver a asignarle a Misiones el lugar primordial y central que ocupa en las Escrituras.” Una reciente investigación llevada a cabo por SEPAL en Brasil, revela que el pastor local es la principal fuente de la visión misionera de la iglesia. De un total de 280 encuestados, l88 respondieron que el movimiento misionero de su iglesia surgió del pastor. Esto nos hace pensar en la formación misionera de estos hombres.”– David Alencar (29). Como en forma pintoresca, alguien lo ha expresado “el pastor es la clave o el clavo” para la actividad misionera de una iglesia. Es muy probable, y también es normal que un pastor no sienta que Dios lo ha llamado para ser misionero. Pero es necesario, fundamental y muy importante que al concluir su preparación teológica tenga una clara visión misionera que le permita guiar a su iglesia a participar en planes y programas que tengan como meta “lo último de la tierra”, porque en la dirección que va el pastor, en esa dirección irán también las ovejas que lo siguen.

El pastor S. Earle Taylor cuenta que le preguntó una vez a un misionero: ¿Cuál es el más grande obstáculo para la evangelización del mundo? El misionero contestó: “No tengo ninguna duda en decir que el más grande obstáculo reside, no en los peligros que hay en el África, ni en el fanatismo de los musulmanes, como alguno pudiera pensar. El más grande obstáculo es la INDIFERENCIA que prevalece en muchos miembros de la Iglesia; esta en el corazón del cristiano individual” (30).

 CONCLUSIONES:

 Debemos orar para que:

 – La Iglesia en su totalidad como cuerpo restituya y devuelva a MISIONES el Primer Lugar, el que ocupó en la Iglesia de la primera centuria . . .

– Los Seminarios e instituciones de educación teológica, coloquen a MISIONES, en el lugar prioritario y central, así como que tiene en el corazón de Jesús, y como tuvo en la Teología de la iglesia primitiva . . .

– Los Pastores capten la visión misionera (Lucas 24. 45) aunque ellos hayan

– sido llamados a un ministerio diferente, y sean fieles en enseñar, dirigir y apoyar a las iglesias que pastorean en el cumplimiento de la evangelización mundial.

– Que las Iglesias venzan el egocentrismo que les impide ver y actuar como Cristo ordenó y que el Espíritu Santo pueda usarlas para ir “lejos” a los pueblos que nunca han oído el mensaje.

– Que cada iglesia llegue a ser una iglesia “enviadora” como la de Antioquia, y que apoye y “sostenga” misioneros como lo hizo la iglesia de Filipos.

Pastor Andrés Robert 

Leave a Comment